lunes, 20 de mayo de 2019

BEATIFICACIÓN DE GUADALUPE ORTIZ DE LANDÁZURI. PROFESORA DEL RAMIRO

...Por Manolo Rincón.


Guadalupe Ortiz de Landázuri


No es habitual una beatificación y menos de una antigua profesora de nuestro Instituto. Por ello os ofrezco una pequeña reseña de quien fue Guadalupe y del acto celebrado el 18 de mayo para su beatificación.

Era hija de Manuel Ortiz de Landázuri García, militar del Cuerpo de Infantería y de Eulogia Fernández de Heredia y Gastañaga. Durante su infancia vivió en diversos lugares a los que es enviado su padre: Madrid,LaracheSegovia y Tetuán. Comenzó a estudiar el bachillerato en el Colegio de Nuestra Señora del Pilar que tenían los maristas de Tetuán. Cuando su padre fue ascendido a Teniente Coronel y trasladado a Madrid en 1932, ella continúa sus estudios en el Instituto Miguel de Cervantes, donde concluyó sus estudios en junio de 1933. Ese año comenzó la licenciatura en Ciencias Químicas en la Universidad Central de Madrid.

El comienzo de la Guerra Civil interrumpió sus estudios universitarios. El 8 de septiembre de 1936, su padre condenado sin juicio, fue fusilado en la Cárcel Modelo de Madrid. La noche anterior lo acompañó junto con su madre y su hermano Eduardo. Se traslada a Valladolid en 1937, junto con su madre, donde permaneció hasta el final de la Guerra.

En 1940 concluyó la carrera de Ciencias Químicas y comenzó a dar clase en el Liceo Francés y en el Colegio de la Bienaventurada Virgen María, en Madrid. El 19 de marzo de 1944 pidió su admisión en el Opus Deicomo numeraria. En 1945 se marchó a Bilbao donde se hizo cargo del centro de la administración del Colegio Mayor Abando. En 1947 comenzó a funcionar en Madrid la residencia universitaria Zurbarán y fue la primera directora de este colegio mayor femenino. En esa época se matriculó en los cursos de doctorado.

El 5 de marzo de 1950 llegó a México para comenzar la labor apostólica del Opus Dei con mujeres en ese país. Fue nombrada Secretaría de la Asesoría Regional. El 1 de abril se abrió Copenhague, la primera residencia femenina del Opus Dei en México. Allí conoció a Ernestina de Champourcin que solicitó su admisión en el Opus Dei en 1952. En México puso en marcha Montefalco, una antigua hacienda en ruinas, situada en el Estado de Morelos, donde organizaba actividades de promoción social y humana entre los habitantes de la zona. Asistió al I Congreso General del Opus Dei celebrado en Los Rosales, Madrid los días 11-13 de octubre de 1953, y al II Congreso General celebrado en Roma el día 24 de octubre de 1956. Allí fue nombrada Vicesecretaria de la Asesoría Central y se quedó a vivir en Roma. Ese año enfermó del corazón.

En 1958 regresa a España. Entre 1962 y 1964 da clases de Física en el Instituto Ramiro de Maeztu. El 1 de octubre de 1964 comienza a dar clases de Matemáticas, Física y Química en la Escuela Femenina de Maestría Industrial, como profesora adjunta de Ciencias, con carácter provisional. En junio de 1965 defiende su tesis doctoral en Ciencias Químicas sobre los "Refractarios aislantes en cenizas de cascarilla de arroz", obteniendo sobresaliente cum laude. En 1967 obtiene la plaza de Catedrático numerario de Ciencias, en la Escuela Femenina de Maestría Industrial. Al año siguiente participa en la planificación y puesta en marcha del Centro de Estudios e Investigación de Ciencias Domésticas (CEICID), donde será subdirectora y profesora de Química de Textiles.


El 1 de julio de 1975 la operaron en la Clínica Universidad de Navarra y permaneció en la UVI hasta el día 4. El 14 de julio sufrió una insuficiencia respiratoria que se agravó paulatinamente y falleció a las 6.30 horas del 16 de julio. El 23 de julio fallece su madre en la misma Clínica.

Puede que por las fechas alguno de nosotros la tuviese de profesora. Yo no la recuerdo, aún cuando el apellido me suena mucho.

El 6 de enero de 2001, Javier Echevarría solicitó la apertura de la causa de canonización y el 18 de noviembre, la Archidiócesis de Madrid inició el proceso.
 
El proceso sobre la vida, las virtudes y la fama de santidad de Guadalupe Ortiz se instruyó en Madrid. Comenzó el 18 de noviembre de 2001 y finalizó el 18 de marzo de 2005. El tribunal interrogó a 32 testigos en Madrid y a 22 testigos en Ciudad de México.
El 17 de febrero de 2006 la Congregación de las Causas de los Santos otorgó el decreto de validez del proceso y el 4 de agosto de 2009 fue presentada en ese dicasterio la Positio sobre la vida y las virtudes de Guadalupe. Entre otras, destacan: su alegría, olvido de sí, fortaleza, varias virtudes humanas y su ilusión profesional.

El 7 de junio de 2016, el congreso peculiar de los consultores teólogos dio respuesta positiva a la pregunta sobre el ejercicio heroico de las virtudes por parte de Guadalupe Ortiz de Landázuri. El 2 de mayo de 2017, la sesión ordinaria de los cardenales y de los obispos se pronunció en el mismo sentido.

El 4 de mayo de 2017, el Papa Francisco, con el voto favorable de la Congregación de las Causas de los Santos, autorizó la publicación del decreto por el que se declara venerable a Guadalupe. El 8 de junio de 2018, con autorización del Papa Francisco, la Congregación de las Causas de los Santos promulgó un decreto sobre un milagro atribuido a su intercesión, que abre las puertas a su beatificación.

El 18 de mayo en el recinto de Vista Alegre  tuvo lugar la ceremonia de beatificación presidida por el cardenal Giovanni Angelo Becciu. Hubo una afluencia grande de personas, por lo que se llenó completamente el recinto.

En representación del Instituto asistió al acto, especialmente invitada, Rosa María Muro.

miércoles, 8 de mayo de 2019

LA FUNCIÓN DEL CNI


...Por Manolo Rincón

Hemos ya agotado todos los temas del Ramiro, el Estudiantes, los viajes, profesores, etc. Se van publicando artículos sobre temas distintos que suelen despertar interés. En esa línea hoy me vais a permitir que realice unas pequeñas digresiones sobre temas, ajenos a los habituales de este blog, pero que nos afectan a todos mucho más de lo que podamos imaginar. De esta manera espero haceros partícipes a todos de mis inquietudes, adentrándonos por unos caminos diferentes a los habituales y al mismo tiempo ver si este tipo de artículos son de vuestro interés o por lo contrario es mejor no seguir por esa línea.
No me gusta hablar de política y este pequeño escrito desearía que algo de lo escrito lo tomaseis como un alegato en alguna dirección ideológica, solo son unas simples reflexiones compartidas con todos vosotros.
Quiero contaros un poco de cómo funcionan los “secretos” y su manejo.
El CNI, Centro Nacional de Inteligencia es el descendiente directo del CSID (Centro Superior de Información de la Defensa). El CNI tiene múltiples funciones, tales como el tratamiento de informaciones vitales o importantes, custodia de datos, ciertas vigilancias comprometidas y en general el tratamiento de cualquier información que afecte a la seguridad del país o sus dirigentes. Su organización es compleja y no es de mi interés entrar en ella. Simplemente quiero daros una somera idea de lo que controla. Orgánicamente depende, y esto es lo importante, del Ministerio de Defensa. Y en el mismo hay un archivo con personas que han estado o están clasificadas y a que documentación han tenido acceso.
En Defensa y en el CNI, donde los cambios de personas son frecuentes, pero no desaparecen los puestos, estos se denominan por siglas, como JEMAD, AJEMA, etc.
Durante 30 años de mi carrera trabajé para Defensa, teniendo a nivel personal la clasificación de “NATO SECRET”, lo que permitía a mi empresa y a mi mismo trabajar en proyectos punteros de la NATO. De esta forma manejé entre otros documentos, un protocolo denominado ACP 127 (Allied, Communications, Protocol). Fui advertido varias veces por el antiguo CSID de los problemas que me podía originar el difundir tal información. Hoy veo que ya está desclasificada y se puede comentar este tema libremente. Con mi empresa desarrollé el sistema SACOMAR (Sistema de Comunicaciones Marinas), basado en el ACP 127 e integrado dentro de las comunicaciones de la NATO, y que utilizó más de 30 años la Armada Española. Hoy ya está en desuso, y por tanto desclasificado (desde 2010). Aunque soy pacifista, creo que la NATO es necesaria y nos da una cierta garantía de libertad y protección frente a terceros. Personalmente me di cuenta de cómo funcionaba la mensajería electrónica de la NATO y la importancia que tiene el control de la información en todos los niveles. En pocas palabras SACOMAR distribuía la mensajería en la Armada y en algunas otras unidades, de una forma automática, realizando copias y encriptaciones según las necesidades, llegando incluso a los buques.
Esta es la publicación, ya desclasificada es para quien tenga interés en el ACP 127, y se puede ver en este libro que está en Internet como se gestiona la información:
UNCLASSIFIED
ACP-127 Message Procedures - Expanded Training and Guidance By Daniel V. Wolff, Jr. (revised 25 Sep 2014)
This paper will discuss common procedures used when preparing and sending messages in accordance with the guidance of ACP-127, the basic and as supplemented.  Advanced topics of ACP-127 procedures is beyond the scope of this paper.  The intent of this paper is to give you some basic skills and essential knowledge in ACP-127 message procedures.
Bien espero no haberos aburrido y que este escrito os presente una visión de cómo se trabaja bajo secreto, que quizás no conocíais.

4.05.19

EL SUTIL CAMBIO DE LA HISTORIA


...Por Manolo Rincón.
De las reuniones que venimos teniendo desde que celebramos el cincuentenario de la salida del Instituto, sabéis que en general solo os suelo hablar de temas relacionados con nuestro querido Ramiro y eludo cualquier otro tema en mis charlas. Mis escritos versan sobre el Ramiro o son pequeños cuentos en general. Hoy cambio un poco mi discurso y quiero llevar a vuestro ánimo un tema diferente. Todos tuvimos la misma formación y por tanto me parece que me dirijo a un grupo homogéneo. No obstante el tema puede ser polémico y no rehuiré cualquier comentario al respecto, si lo hay.
No sé si alguno de vosotros ha tenido ya la misma sensación que yo tengo desde hace algún tiempo. Estoy convencido de que poco a poco la Historia española la van cambiando los historiadores de forma interesada.
Me diréis que eso ha sucedido siempre, que desde los griegos a nuestros días se viene haciendo y es una práctica habitual. Os he de dar la razón amigos. Pero creo que el cambio que ahora soportamos tiene un importante matiz político.
De nuevo me contestareis, siempre fue así, por ejemplo los historiadores del Franquismo sostenían que Guernica fue destruida por el ejército republicano en retirada, cuando realmente la Legión Cóndor alemana fue la responsable. Tenéis razón. Pero muchas de estas imposturas han terminado siempre saliendo a la luz las verdades ocultas, pues hay, y muchos, historiadores honestos que buscan solo la verdad histórica sin matices.
Mi inquietud, que os traslado ahora, se refiere a nuestro país y yo la veo como algo que va sucediendo poco a poco desde que se puso en práctica la mal denominada “Ley de Memoria Histórica”, que ha dado paso a una “revisión” histórica cada vez más profunda. Explico mi punto de vista (que es opinable como tal).
En España hubo una Guerra Civil, nefasta para todos los españoles. En el origen de la misma no está solo una derecha golpista, como actualmente predican los defensores de la citada ley. Fue algo mucho más complejo, que debe ser estudiado sin apasionamiento político, sino buscando la verdad.
Es cierto que se proclamó un República (sin que ningún referéndum o consulta popular que avalase democráticamente un cambio tan sustancial y se hizo de un día para otro). Se entendió entonces que era el sistema deseado por todos los españoles, pero no se les preguntó. Unas elecciones municipales con un avance de la izquierda no son ni mucho menos un cheque en blanco para configurar la organización de un Estado, y máxime cuando hubo serias sospechas de irregularidades en los recuentos.
La Segunda República tuvo muchas luces en enseñanza, en libertades, pero tuvo también muchas sombras, como quema de parte de nuestro patrimonio, ejecuciones sin juicios previos y pérdida de libertad para quien quisiese ejercer su derecho (que parece inalienable) a practicar una religión, por la cual aspiraba a vivir eternamente.
El péndulo de la historia nos llevó desde 1939 a la situación contraria. Si bueno es practicar una religión (para el practicante), tan bueno es dejar en paz al agnóstico o al ateo, siempre que no se meta con nadie. Si había muertos a miles por ambos bandos no se podían recordar a los de un bando como héroes e ignorar a los otros como villanos. Si la bandera es de todos, malo es asociarla solo a una ideología.
Parecíame que el llamado Régimen de 78 (no sé si el nombre es correcto), había puesto el péndulo en el centro y ya no había ni héroes ni villanos, si no personas que habían combatido en uno u otro bando la mayoría de las veces no por convicciones ideológicas si no por obligación.
Nadie ha negado ya que hace poco más de ochenta años más de medio millón de españoles pasaron a Francia para evitar las represalias. Y que las enfermedades y el hambre se cebaron en ellos ocasionando miles de muertos que quedaron enterrados por el camino del destierro en tumbas anónimas.
Tienen derecho sus familiares a saber donde están estas tumbas si su localización aún es posible.
Pero para los combatientes del otro bando debe de haber el mismo tratamiento. No es válido que si se descubre una fosa antigua y se ven crucifijos, se eche la tierra de nuevo. Todos los muertos merecen el mismo respeto, al igual que sus familiares.
Me valgo de esta introducción, para poder contaros a donde quiero llegar. La Historia en tiempos de Franquismo fue alterada, es la pura verdad, por los historiadores de aquel Régimen. Pero como digo a partir de 78 quedó liberalizada la Historia auténtica y se han hecho notables esfuerzos en el sentido de tener historias verdaderas con diferentes perspectivas despolitizadas, que consigan que un lector interesado pueda analizar los diferentes puntos de vista y obtener conclusiones válidas para su modelo histórico.
La Historia se enseña en institutos y universidades. Si poco a poco se van cambiando determinados puntos por mero interés político, se irán introduciendo conceptos no ajustados a la realidad que serán tomados como válido en el próximo futuro.
Algún ejemplo puede ser como sigue:
-          “Carlos I fue rey solo de Castilla, no de España”. Esta afirmación es recortar los reinos heredados por Carlos I de sus padres. Hoy por hoy no se puede mantener, en mi opinión, de una manera seria.
-          “Los conquistadores españoles fueron genocidas no héroes”. Unas personas salidas de una pobreza secular, obligadas a irse a viajes inciertos, donde muchos morían, actuaron de la forma que era de esperar. Muchas veces mal. Pero las leyes de indias pusieron límite a los abusos. Ahora hay historiadores que nos los presentan como asesinos repulsivos. Me parece mucha falta de rigor y creo que hay mucha carga ideológica. La plaza de Colón se denomina ya “Margaret Tacher”. Un personaje que nos dio glorias (a mi entender) se cambia por una gobernante foránea que siempre nos despreció y ninguneó.
-          “El Régimen franquista fue una Dictadura”. Se niega así la posibilidad de que fue un Régimen autoritario emanado de una Guerra Civil y que fue aceptado por millones de ciudadanos durante décadas.
-          Se omite que en los años 70, finales de este Régimen, España era la octava potencia industrial mundial, el paro era del 3% y el PIB crecía un 7% interanual. A cambio se introduce una visión de un sistema económicamente arruinado donde casi toda la población vivía en condiciones de absoluta pobreza. Que esto quede así para la posteridad me parece una felonía.
-          “La Guerra Civil finalizó en 1952”. Yo sigo manteniendo que finalizó en 1939. Luego hubo guerrillas, pero no guerra abierta. Yo creo que se trata de una opinión, pero no de una realidad histórica.
-          Es cierto que el Régimen del 39 terminó de una manera horrorosa con fusilamientos y detenciones masivas. Esto se debe de saber y es condenable. Pero también debe saberse que estos campos de concentración de los que ahora nos hablan algunos historiadores “modernos”, donde había hasta un millón de prisioneros, no existieron jamás y no hay ninguna prueba de ellos en ningún archivo.
-          Otros ejemplos. En nuestro Instituto hay una cruz de hierro. El libro de D. Tomás afirma que se construyó de materiales incautados al ejército republicano. En nuestro libro “Historia del Ramiro”, desmontamos esta afirmación que carece de fundamento ya que existe una factura de un taller de fundición madrileño, Tablate, por la ejecución de este trabajo y el taller no utilizó nunca elementos de “desguace” del ejército. Sin embargo esta “leyenda urbana” ha calado y hay quien opina que debe de ser destruida y así se lo comenta a sus alumnos.
-          “En el Instituto hubo una cárcel de mujeres”. Han venido investigadores a ver donde estuvo la cárcel y comprobar si en el lugar se da clase. La cárcel, como les hemos demostrado documentalmente estuvo en el edificio del Internado–Residencia denominado “Generalísimo Franco”, en la parte más antigua, que fue residencia de los Magariños y los Ortiz y hoy ocupan despachos del CSIC. Jamás se ha dado clase en un local que fuese cárcel.
-          Esas “leyendas” pueden terminar incorporándose a la “nueva Historia” y ser tomadas como verdaderas.
No sé si con esta introducción he podido despertar alguna inquietud, pero yo la tengo. Sospecho que la historia que estudiarán mis nietos será sustancialmente diferente a la que yo estudié (sin conquistadores, sin imperio, sin hispanidad, sin nación española) y bastante diferente a la que estudiaron mis hijos.
De esta manera la Historia “oficial” va variando por intereses políticos más que científicos.
Mi opinión es que este tema se inició en la época del Sr. Zapatero y ahora con nuestro compañero de Instituto Sr. Sánchez instalado cómodamente en la Moncloa con sus 123 diputados, va a ir “in crescendo”. Por eso me apresuro a conservar notas y escritos de mis padres (maestros represaliados por cierto, defensores de la UGT de antes de la Guerra) y en general de toda la familia y su entorno. Creo que son un alegato a una historia vivida, que nos van cambiando día a día.
Los documentos pueden ir “desapareciendo”. Por suerte hay mucho digitalizado que ya no se puede eliminar, de esa herencia, pero documentos inéditos pueden haberse “evaporado” de forma interesada.
Para terminar, hoy dos de mayo, día de nuestra Comunidad, dos noticias curiosas. En Tele Madrid la veterana periodista y presentadora de televisión María Rey, que durante años fue reportera política en el Congreso de los Diputados para Antena 3, se ha dejado llevar por el entusiasmo de la “Memoria Histórica”, y en vivo y en directo, ha afirmado que el levantamiento del 2 de mayo de 1808 fue del pueblo contra Franco. Estupor ¿verdad?.
Y que un partido de la extrema izquierda quiera filmar un documental, debidamente comentado, sobre la exhumación del General Franco y hacer obligatoria su proyección y visionado en todas las escuelas públicas para niños desde 6 años, me parece lamentable y bochornoso y nada educativo.
En fin, nunca me he definido como una persona de derechas o de izquierdas. Intento ser cabal y evitar cualquier adoctrinamiento político. Nuestra obligación es ser testigos de nuestro tiempo y defender la Verdad histórica, que hemos conocido y vivido, no una verdad interesada.

2 de mayo de 2019. Recordamos hoy al pueblo llano que quiso apartar de nuestro país la bota napoleónica y sufrió una dura represión. A ellos damos gracias por su sacrificio y pedimos que siempre se les recuerde como lo que fueron héroes anónimos que defendieron la libertad.

martes, 30 de abril de 2019

EXPLORANDO LA CUESTIÓN DE DIOS


AULA 64  29 de abril 2019
“Explorando la cuestión de Dios”
Ponente: Emilio Aparicio
Por Kurt Schleicher

   Emilio ha tenido la buena idea de venir acompañado por su mujer, Esther, lo cual ha sido un placer para todos, dándole una cálida bienvenida. Igualmente, nuestro querido Rafa, que ya no falla ni un Aula 64, vino acompañado por su Laura, que ya es una más de nosotros.
   Todos sabíamos que Emilio era Pastor evangélico, pero no podíamos imaginar que ya era la sexta generación de evangélicos en su familia.




   

Emilio nos contó su vida; a grandes rasgos, su padre y su abuelo tenían una ebanistería y nuestro Emilio, desde muy pequeñito, ayudaba en todo aquello de la madera. Tras terminar el Preu, decidió hacer la carrera de Económicas, lo cual le vino muy bien para encargarse de los aspectos comerciales y financieros de la empresa familiar de muebles por elementos que se levantó en terrenos de Torrejón de Ardoz, llegando a tener más de 500 empleados. Los muebles por elementos eran de origen francés, por lo que Emilio tuvo oportunidad de dominar este idioma muy pronto. Durante aquellos años en Francia y siendo aún muy pequeño, decidió dedicar su vida a Dios. Poco a poco fue asumiendo las responsabilidades de la empresa familiar en todos los aspectos de control de gastos, importación y exportación, etc, que le fue absorbiendo todo su tiempo con el resultado de que no pudo terminar la carrera, quedándole solamente un par de asignaturas.
    Tras tener que bregar con problemas de huelgas hacia los años 1976/77, al final tuvo que hacer suspensión de pagos, cerrando la empresa hacia 1980. ¿Qué hacer? Ya se había casado, su mujer estaba embarazada, él sin trabajo y en esta difícil situación decidieron sin embargo romper con todo y marcharse a California, a Silicon Valley, pues ella era de origen norteamericano. Allí se tuvo que buscar la vida, encontrando en la TV por cable un medio para sobrevivir. Allí pasó nueve años; no tenía realmente la intención de volver a España, pero el estilo de vida americano al final, según nos comentó, le resultaba “aburrida”. Eso sí, se reunían periódicamente varias familias del vecindario y entre todos mantenían reuniones para debatir sobre temas de religión y se daban apoyo mutuo ante cualquier problema.
   A través de un amigo, alto cargo de la CBS-Fox, le llegó su oportunidad, pues le llamó para ser director financiero con él en Madrid; al marcharse aquél a Estados Unidos, le reemplazó como director general de la entonces Fox-Video, cargo en el que estuvo cinco años. Después pasó a Reale Seguros; ya tenía 50 años.
  Ya en Madrid, fue nombrado Pastor. En las Rozas hay nada menos que siete iglesias evangélicas; más que iglesias, constituyen un lugar de reunión donde con absoluta libertad se tratan los temas que deciden entre ellos mismos.
   Emilio nos trajo un libro titulado “El espejismo de Dios”, de Richard Dawking, un reconocido ateo.
   Emilio nos había traído también un par de DVD´s de una serie titulada “Exploring the God´s question” que él mismo había traducido al español con el título “Explorando la cuestión de Dios”. Lamentablemente, por más que intentamos ponerle sonido, aquello no funcionó y Emilio nos siguió comentando interesantes aspectos del protestantismo, de su historia de sus organizaciones, muy extendidas también por España en la actualidad.
  La serie está disponible en inglés; Emilio nos había preparado aspectos de debate como “Evolucionismo <> religión”, el Cosmos, la Consciencia, etc. etc., que al final terminamos debatiendo entre nosotros sin el soporte del video. El mensaje que nos transmitió es que estos temas que parecen ser de una clara contradicción entre ciencia y religión, al final no lo son tanto, pues en tiempos antiguos, con la ciencia en mantillas, los aspectos religiosos se contaban de forma alegórica a personas que de otra manera no eran capaces de entender. El ejemplo de la creación del mundo por Dios en siete días, tampoco había que tomarlo “al pie de la letra”… Hoy en día está admitido por la ciencia el origen del universo tras un Big-bang, pero hay que seguir con la mente abierta y pensar que detrás de todo, aunque haya habido big-bangs anteriores y que nuestro universo pudiera ser uno más dentro de un multiverso, debería haber una intervención divina original; nada surge “porque sí”…
   Tras estas disquisiciones tan trascendentes se nos abrió el apetito y nos fuimos a cenar a nuestro lugar habitual de la Residencia de Estudiantes con nuestro asimismo habitual y alegre espíritu de comandita, como se ve en las fotos adjuntas.
   Por cierto, el próximo 20 de mayo tendremos una cierta continuación de la cuestión de Dios con nuestro compañero José Ramón Recuero como ponente.
KS, 30 abril 2019








Pufe le pedía a Vicente... No me beses, que llevo chanclas




  

domingo, 21 de abril de 2019

CONSCIENCIA E INTELIGENCIA ARTIFICIAL

...POR KURT SCHLEICHER



    INTRODUCCIÓN

     La Consciencia humana lleva siglos tratando de ser comprendida por los filósofos y más recientemente por los científicos. La Inteligencia Artificial (IA) es más moderna y ha cogido cierto protagonismo desde que somos capaces de utilizar el manejo masivo de datos (Big Data) y por su irrupción en los medios de difusión. Ambas tienen en común que su interpretación es de lo más variopinta; en mi opinión, en el futuro debieran ser capaces de complementarse.
   Quiero advertir que este artículo representa mi opinión personal extrapolando hacia el futuro lo poco que sabemos y que de ninguna manera pretendo “dogmatizar” al respecto. Me limito a exponer nuevas posibilidades y sacar algunas conclusiones de ellas, abriendo ventanas a un posible futuro, cada vez más cercano.

   Tratar de entender la consciencia y su funcionamiento es todo un reto. Personalmente creo que es explicable neurológicamente, pero su complejidad es tan enorme que se nos escurre de entre los dedos y seguimos buscando explicaciones y soportes fuera del cerebro tendiendo a separar mente y cerebro. Yo creo que no es necesario; el cerebro es lo suficientemente complejo y “potente” como para saber gestionar lo que precise la consciencia humana; gracias al mapa neuronal, el conectoma humano, podríamos decir que aprende por sí misma a base de conexiones generando constantemente nuevos nodos neuronales, cada uno de ellos asociado a la percepción. Un nodo por sí mismo no es capaz de generar conciencia ni de sostener la noción de individualidad, pero los nodos se activan y desactivan en función de una serie de “coaliciones de neuronas” que son las que amplían la capacidad cerebral y generan la conciencia de los procesos subjetivos y del entorno.

    La IA parece que busca lo mismo y asemejarse así al funcionamiento del cerebro humano, lo que no tiene por qué ser algo necesario.

   Las aproximaciones al concepto de consciencia van desde la metafísica a la neurociencia, pasando incluso por la física teórica, como luego veremos.
   En cuanto a la aproximación filosófica, ha habido bastantes, aunque la más conocida es el dualismo de Descartes, estableciendo un mundo físico aparte de otro ideal, que es en el que se mueve la consciencia; es decir, la filosofía nos lleva más allá de lo empírico. Separa la realidad en que nos movemos en dos partes: la res cogitans (la autoconsciencia) y la res extensa (sustancia material). A esto habría que añadir una tercera, la res infinita, al tratar de demostrar la existencia de Dios. Esto lleva a que muchos conceptos reales, pero no materiales, debieran estar fuera del cerebro, pero relacionados o conectados de alguna manera –eso sí− con él. Esta interrelación es lo que entonces se podría llamar consciencia. Esta extraña interrelación aún no ha podido ser explicada. El “problema difícil” de la consciencia es descubrir cómo las descargas de millones de neuronas pueden llegar a producir la experiencia consciente, ésa tan subjetiva y etérea.
   Si ser consciente implica la existencia de un “yo” y este yo es una ficción, ¿qué consecuencias tendría este hecho para la consciencia? Por otra parte, ¿existe un solo yo? El psicólogo estadounidense W. James planteó la existencia de al menos tres “yos diferentes”: un yo material, otro social y un tercero espiritual, en línea con lo anterior. Además, los enfermos con cerebro escindido han mostrado que tras la separación del cuerpo calloso les pueden surgir dos yos distintos.

   Fascinante, diría yo, pero es que este dualismo (dejo fuera los aspectos metafísico-espirituales) no ha podido aclarar aún cómo es posible que un ente inmaterial pueda interaccionar con la materia que es el cerebro. A lo mejor la física cuántica nos ayuda…


   ¿QUÉ ES LA CONSCIENCIA HUMANA?

    No existe ni siquiera una definición consensuada de consciencia. Hay muchas. Yo diría que es la capacidad de reconocer nuestro entorno y saber interpretarlo desde nuestra subjetividad, así como comprender nuestra propia individualidad. Cada vez que percibimos algo, que sentimos, que vemos, que nos emocionamos,  que establecemos una relación o una conclusión y que aprendemos o experimentamos algo, vamos construyendo nuestra propia consciencia, a partir de estímulos exteriores o interiores.
   Es curioso que el mayor problema al que se enfrenta nuestra consciencia es la propia realidad, pues tenemos una enorme facilidad para interpretarla erróneamente e incluso manipularla “consciente o inconscientemente”, como nos explicó muy bien nuestra neurocientífica Raquel Marín en su artículo “El cerebro vive en la ficción”.  El otro gran problema es la limitada energía del cerebro, pues actúa como un filtro para protegerse él mismo y evitar que nos volvamos locos por excesiva acumulación de imágenes o pensamientos; al final nuestras experiencias cognoscitivas se reducen al poso selectivo al que nos lleva nuestro propio cerebro. Eso no quiere decir que nuestros pensamientos no conscientes se hayan perdido, sino que están en segundo plano y el cerebro recurre a ellos incluso “inconscientemente” para nuestra libre toma de decisiones. La cantidad no es despreciable, pues “lo inconsciente” es del orden del 75% o incluso más.
    La IA podría aprovecharse y sacar ventaja al no estar constreñida por estas limitaciones, dotándose de la apropiada refrigeración, algo que por cierto también hace nuestro cerebro a una escala menor.

  ¿Hay diferentes niveles o clases de consciencia?
    Aunque hay por ahí muchas otras divisiones, podríamos citar una de ellas, mostrando tres modos diferentes o niveles de conciencia:
  •    Capacidad de alarma: atención, alerta, exhibida por animales con sistema nervioso, con aprendizaje (conductas aprendidas) o sin él.
  •    Lucidez (awareness): darse cuenta del entorno, mostrada por animales con sistema nervioso desarrollado, pero no por animales con conductas innatas, sin aprendizaje.
  •    Autoconciencia (consciousness): darse cuenta del mundo y percibir las propias conductas integradas en él.
Una curiosa división de la consciencia es la que se ve en este gráfico:


  ¿En qué casos estamos “no-conscientes”?
    Pues en estado de coma, estando inconscientes por alguna razón interna (desmayo) o externa, o durante el sueño cuando no soñamos, pues los sueños con imágenes embebidas es una forma de conciencia con la ventaja de no estar “polucionada” por la propia realidad.
    No deja de ser curiosa la acepción de la palabra inconsciente al referirnos a alguien extremadamente osado en su comportamiento; a lo mejor hasta alguien pudiera tildarme de ello al publicar este artículo tan lleno de lagunas y falto de evidencias contrastadas, pero es que echo mano de una faceta muy humana: el libre albedrío...

   ¿Dónde está localizada o focalizada la consciencia en el cerebro?
   A partir de la observación de lo que deja de funcionar en el cerebro estando en coma, científicos de Harvard han llegado a determinadas conclusionesSegún esta observación, la consciencia parece estar localizada en tres lugares interconectados entre sí, aunque se genera en la parte posterior del córtex cerebral. Según dicen, se focaliza en una pequeña área del tronco encefálico (Tegmentum pontor dorsolateral rostral), conectada a su vez con dos lugares que desempeñan un cierto papel “regulador” de la consciencia:
o   La ínsula anterior ventral izquierda
o   La corteza cingulada anterior pregenual 

    Hay que aclarar que esto no significa que la consciencia esté constreñida a un determinado lugar del cerebro en el que se delimiten las actividades relacionadas con ella, ni mucho menos, pues todo el conectoma está involucrado. No hay “un puesto de control”, sino que la consciencia es el resultado de un “movimiento continuo”. Esto se ha hecho evidente experimentalmente, visualizando las zonas de actividad del cerebro en el instante preciso de la “toma de consciencia” de algo, fuera ya de la propia imagen cerebral pasiva: se produce entonces un fugaz  “destello” en gran parte del cerebro y además cambiando constantemente de sitio.



     El cerebro no genera consciencia, sino que es consciente; cualquier región del cerebro puede ser consciente si sus circuitos están en un estado apropiado. El cerebro descarta cantidades ingentes de información antes de que tenga lugar la consciencia, aunque esta información descartada tenga después influencia sobre nuestra conducta. Esto significa que la consciencia trata sobre todo de lo que ocurre dentro de nosotros y no fuera. Los datos sensoriales se procesan de acuerdo con estructuras cerebrales y se comparan con los contenidos de la memoria, volviendo a ser procesados, y luego surge una sensación consciente.
     La consciencia es en realidad un proceso y funciona como un flujo continuo fluctuante, como veremos después aplicando los estados cuánticos de coherencia y decoherencia.

    En realidad, el cerebro "conoce" mucho más de lo que conoce la consciencia, por lo que debe estar dotado de una capacidad enorme y saber gestionarla.

¿PODEMOS CUANTIFICAR TODA ESTA ACTIVIDAD?

   No es fácil comparar un cerebro humano con un ordenador convencional en términos de potencia o capacidad. En la práctica, el cerebro funciona como un sofisticadísimo superordenador. Sólo pesa unos 1.300 gramos, pero contiene alrededor de 85.000 millones de neuronas, sofisticadas células que constituyen las unidades básicas del sistema nervioso. Somos capaces de manejar una ingente cantidad de conexiones a gran velocidad: un máximo de 85.000 millones de neuronas x 10.000 conexiones por neurona x unas 1.000 conexiones por segundo, resultando 8,5 x 1017conexiones por segundo, una cifra verdaderamente astronómica.  Si unimos esto al crecimiento exponencial de las interconexiones ya tan sólo por la enorme cantidad de aspectos ligados a la consciencia, cabe preguntarse si no podríamos llegar a exceder las capacidades del cerebro  si nos limitamos al entorno de la física “clásica”. En la actualidad, se está desarrollando en China un  superordenador “convencional” de una capacidad de procesamiento equivalente a la del cerebro humano (del orden de 1018operaciones por segundo), pero eso no quiere decir ni mucho menos que actúe de la misma forma.
     La pregunta del millón podría ser: ¿está el cerebro recurriendo YA a las posibilidades que ofrece la física cuántica?   Y otra: ¿es la informática cuántica la que nos pudiera llevar en un futuro a un desarrollo de la IA equivalente o superior al cerebro humano? 
    La diferencia entre la computación clásica y la computación cuántica radica en que, en un ordenador tradicional, la información se guarda y procesa en bits que pueden valer 1 ó 0. En cambio, en un ordenador cuántico la información se guarda y se procesa en los llamados qubits. Un qubit es un bit que se encuentra en una superposición de estados, de forma que puede valer 1 y 0 a la vez. Así, al tener múltiples estados simultáneamente en un instante determinado, el tiempo de ejecución de algunos algoritmos puede reducirse en una escala de miles de años a segundos.  
    Stuart Hameroff y Sir Roger Penrose encontraron que la estructura nanométrica de la microtúbulos de las neuronas gracias a sus dímeros de tubulinas era una manera de aprovechar los estados de superposición cuántica para aportar un enorme incremento de capacidades que permitiera el desarrollo continuo de la estructura de la consciencia a partir de los miles de millones de “momentos” propiciando la propia evolución de la misma, pero esto no ha sido corroborado todavía por la experimentación. Quizás estemos cerca de ello, gracias al avance de los ordenadores cuánticos.
       Las comparaciones son odiosas, pero ahí van dos:
  •         Google estima que un ordenador cuántico basado en todas las posibles superposiciones de 0 y 1 será del orden de 10 x 10veces (100 millones de vecesmás rápido que su equivalente convencional.
  •         Puesto que cada neurona contiene cientos de miles de microtúbulos, el poder de computación del cerebro apoyándose en la física cuántica se incrementaría en el momento de entrar ésta en funcionamiento en un factor de 1013  

     Esto ya nos proporcionaría un amplio margen de maniobra con vistas a la consciencia… y un nuevo reto para la IA.
     Hoy en día ya existe el ordenador cuántico, pero todavía no se ha llegado a desarrollar sus capacidades hasta los límites previsibles. Tiempo al tiempo...

      Quantum Brain Project

    Mattheuw Fisher, un reconocido físico de la universidad de California, ha puesto en marcha este proyecto para determinar si el cerebro funciona como un ordenador cuántico, incluyendo en él pruebas experimentales.
     Fisher postula que los átomos de fósforo, uno de los elementos más abundantes del cuerpo, podrían funcionar como auténticos qubits bioquímicos, gracias a una característica de su spin o estado de rotación. Se pretende analizar las propiedades cuánticas de dichos átomos, cuando sus espines se encuentran cuánticamente entrelazados con los espines de otros átomos de fósforo,  dentro de moléculas sometidas a procesos bioquímicos.  Esta “comunicación” instantánea entre los átomos, a través de sus estados de rotación, podría suponer un modo de procesamiento de información cuántica en el cerebro. Las moléculas a analizar son las “moléculas de Posner”, de fosfato de calcio y de forma esférica. Estas moléculas tienen la capacidad de proteger los espines de los “qubits” de los átomos de fósforo, lo que podría promover el almacenamiento de información cuántica en ellos. 
    Por otra parte, Fisher y su equipo estudian también la potencial contribución de las mitocondrias al entrelazamiento cuántico entre neuronas. Quieren averiguar si pueden transportar moléculas de Posner por el interior de las neuronas y de unas neuronas a otras. De ser así, las mitocondrias estarían propiciando el entrelazamiento cuántico en la red de las neuronas del cerebro. Este proceso cuántico desencadenaría la liberación de calcio de las moléculas de Posner, lo que a su vez supondría la liberación de los neurotransmisores que activan las conexiones sinápticas entre las neuronas.  
     Una vez que los espines queden entrelazados, permanecen así incluso una vez que los átomos se hayan separado espacialmente; el entrelazamiento cuántico es independiente del tiempo y de la distancia en que se encuentren entre sí una partícula y su “gemelo” cuántico, propiedad cuántica que se podría aplicar a los microtúbulos y sus tubulinas al movernos a tamaños muy pequeños, a nivel atómico y molecular. El efecto resultante en este proceso sería “como si” existiese una conexión con el exterior del cerebro, sin importar la distancia ni el tiempo, lo que propiciaría ese “misterioso” aspecto de la consciencia en cuanto a la conexión con el mundo exterior que preconizan los filósofos. 

   Para obviar la dependencia de un observador en un proceso cuántico y poder así aplicarlo al cerebro (no deja de ser curioso que un observador pueda modificar la realidad por el hecho de serlo), Penrose y Hameroff han postulado en su teoría lo que llaman la “Reducción Objetiva Orquestada”. La consciencia se derivaría entonces de la actividad de las neuronas del cerebro y dependería de procesos cuánticos biológicamente orquestados que se desarrollan en (y entre) los microtúbulos (tubulinas) de las neuronas del cerebro.  
   Nota:  Algunas de las pruebas esgrimidas por Penrose y Hameroff para su hipótesis han sido el descubrimiento de vibraciones cuánticas a temperaturas cálidas en los microtúbulos del interior de las células cerebrales. Estudiando la anestesia, R.G. Eckenhoff (U. de Pennsylvania) descubrió que ésta deja inconsciente a una persona gracias a que actúa –a nivel cuántico− sobre los microtúbulos de las neuronas del cerebro. 

    Es curiosa la forma de funcionar de este entrelazamiento cuántico, pues sería a base de colapsos sucesivos de sistemas cuánticos que se producen en nanosegundos, causando “estallidos” de consciencia. El efecto es el mismo que el de la coherencia cuántica (estado cuántico que mantiene su fase –recordar la dualidad onda/partícula- durante un cierto tiempo), seguido de la decoherencia cuántica, proceso por el que se pierde el estado cuántico, volviendo entonces al mundo físico de nuestra percepción. La consciencia se movería así “a destellos” pasando de un estado cuántico a otro que no lo es en brevísimos plazos de tiempo, pero suficientes para aprovechar a favor de la consciencia el enorme potencial de las propiedades cuánticas, incrementándose entonces la capacidad de las conexiones entre las neuronas cerebrales en magnitudes del orden de 1013, como ya he dicho.

     Evidentemente, todo esto son teorías entretanto no se demuestren de forma experimental. 

      Por cierto, un reputado matemático y físico teórico ya fallecido, Richard Feynman, dijo un día una frase gloriosa: "El que diga que entiende la mecánica cuántica, miente..."


   LA REALIDAD, ¿ES COMO LA PERCIBIMOS?

    Partiendo de que la física cuántica nos abre el melón de la probabilística (que estemos aquí o allá es solamente más o menos probable), ya podemos ir empezando a poner en cuestión cosas que ni habíamos pensado. Aparte de expandirnos la consciencia a niveles cósmicos, ésta ya hemos visto que trata básicamente de nuestra capacidad de percibir nuestro entorno, saber interpretarlo y poder razonar sobre él. Pero es que además, como afirmaba Raquel en su artículo (copio), la consciencia se forja de acuerdo a la actividad cerebral a partir de un sinfín de estímulos que el cerebro procesa y para la que genera predicciones en base a la experiencia previa. Por consiguiente, la conciencia es subjetiva y relativa. Junto a la necesidad del filtrado y las emociones entremezcladas con nuestra memoria, el cerebro nos engaña; nuestras percepciones coincidirán con la realidad sólo ocasionalmente. Los humanos es que somos así…

   Y por si esto fuera poco, podríamos tener en cuenta la Teoría de Cuerdas, llevándonos a un universo (mejor dicho, a un multiverso) de 11 dimensiones. Esta teoría no está demostrada, pero permite al menos conciliar otras dos que sí lo están: las dos teorías de la Relatividad (Especial y General) de Einstein, que funcionan muy bien en el macrocosmos, y la ya mencionada Cuántica, que funciona muy bien en el microcosmos. Con esto quiero decir que nuestra consciencia tiene ciertas dificultades para imaginarse un mundo de más de tres dimensiones, que es el que somos capaces de percibir. Considerando el tiempo como cuarta dimensión, llegamos marginalmente a comprenderlo, aunque no se nos aparezca de forma espacial "en 3D". Igual nos sucede con la curvatura del espacio-tiempo y la gravedad causada por esta curvatura, que intuimos más que comprendemos. Nuestra percepción se queda en Newton y la manzana…
   Podríamos preguntar a un ciego de nacimiento cómo percibe él la realidad; no es fácil que coincida con la nuestra.

   Al vista de todo esto, resulta que somos unos seres encantadoramente imperfectos que no somos capaces ni de captar la realidad; la IA se partiría de risa al vernos, aunque después se tendría que callar al no ser capaz de sentir emociones como nosotros.

   Para ilustrar esto con un ejemplo, voy a contaros una fábula que se me ha ocurrido. 

      Imaginemos a una hormiga que va andando por una cuerda formando una amplia circunferencia horizontal en el espacio. La hormiguita anda que te anda y de repente se encuentra con otra que venía en sentido contrario.

    - Hola, compañera; ¿podrías decirme, tú que vienes de donde yo aún no he estado, si nuestro mundo es efectivamente de una sola dimensión, tal y como yo lo veo?
    - Pues yo lo percibo igual que tú – respondió la otra − pero creo que vivimos en una dimensión más; a veces me da la sensación que cambio levemente de dirección, pero sin referencias exteriores no lo puedo asegurar, sólo imaginar. ¿Y si nuestro mundo fuese bidimensional y nos estemos moviendo formando un círculo? Sería maravilloso crear un atajo, un puente, en esa nueva dimensión…

La primera hormiga se quedó mirando a la otra con los ojos muy abiertos de sorpresa.
     - Lo veo difícil – exclamó con voz ronca − yo sólo sé caminar por este mundo lineal sin fin. ¿Qué es eso de un atajo? ¿Qué es un círculo?

La segunda hormiga miró a la primera con gesto risueño.
     - ¿Y tú estás segura que no repites en un momento determinado el mismo camino? Si fuera así, creo que se podría formar un puente entre dos puntos y te ahorrarías mucho trecho…

La primera hormiga miraba incrédula a su imaginativa compañera, pensando que estaba un poco loca y siguió su camino moviendo la cabeza, diciéndose para sus adentros que todo aquello no eran más que fantasías de una pobre mente calenturienta.

      Ahora ya sólo tenemos que extrapolar para entender lo que nos pasa al pasar a mundos de > 4 dimensiones, como preconiza la Tª de Cuerdas… o dicho de otra forma: el que nuestra consciencia no sea capaz de percibir, comprender o imaginar algo, no quiere decir que no exista.

       Y otra: ha habido personas -las solemos llamar genios- que han imaginado y hasta concretado algo en su consciencia, aunque fuera tan sólo una teoría, y luego, mucho tiempo más tarde, a veces toda una vida, aquello se ha verificado empíricamente. Ahí está por ejemplo Higgs y su bosón con su Campo de Higgs asociado, descubierto en el LHC medio siglo después...


    INTELIGENCIA ARTIFICIAL

    Nuestro mundo, nuestro entorno, es muy probable que se vea bastante afectado por la incorporación de la IA en nuestra sociedad humana en los próximos años. No se trata tan sólo de que unas maquinitas nos hagan el favor de hacernos los trabajos repetitivos o más desagradables, sino que la IA dará algunos pasos más, tomando sus propias decisiones.  Por poner sólo un par de ejemplos, el tráfico estará constituido sólo por coches autosuficientes, debidamente programados. No se nos permitirá conducir (al menos en las ciudades) coches propios, con lo que sobrarán los policías, los semáforos y las multas. Los médicos sólo serán necesarios en casos aislados. La cirugía será cada vez más autosuficiente. Las prótesis con tejidos llevando nuestro ADN se fabricarán a medida como si fueran repuestos de coches.  Sobrarán los jueces, los abogados y los fiscales. Los maestros tendrán que reconvertirse también, apoyados por terminales informáticos interconectados. Las comidas elaboradas serán las más sanas, pues responderán a los requerimientos de salud; comerse un solomillo producido por una impresora 3D a base de proteínas optimizadas que no tengan nada que ver con los terneros o las vacas podría llegar a estar a la orden del día. Con un poco de buena voluntad, podrían incluso desaparecer las emigraciones africanas, haciendo que esos países fueran más productivos al poner nuevos medios a su alcance.
     Lo que ya será un poco más difícil es que la IA sea consciente; eso ya se ve hoy en día, con una máquina que siempre ganará al mejor ajedrecista del mundo, sólo que no será consciente de que está jugando al ajedrez.
      No es fácil que una máquina adquiera ni siquiera una protoconsciencia o que tenga sentido común. O que tome decisiones altruistas. O que disponga de una creatividad sin experiencias previas, es decir, hará unas copias magníficas de una obra de arte, pero crear una totalmente nueva le será más difícil. Sin embargo, no se puede decir de esta agua no beberé; ya existen máquinas poetas, pues han aprendido a escribir poesías a partir de haber leído millones de ellas. Harán poesía, sí, pero no serán capaces de sentirla.
    Los beneficios de contar con la IA son innumerables y están cada vez más individualizadas: asistente personal inteligente, apoyo diagnóstico en hospitales, optimización de tratamientos médicos, dispositivos inteligentes en el hogar capaces de aprender los gustos o preferencias de los dueños, etc. También surgirán nuevos problemas y algunos riesgos; pueden reproducir datos que inciten al racismo o interferir en las relaciones humanas, problemas jurídicos si las decisiones resultaran equivocadas y hay lesiones, necesidad de adaptar el mundo laboral a la nueva situación, etc.
     A la velocidad que evolucionan las computadoras y que nadie sabe si hay límites para el aprendizaje por parte de una IA, no se puede descartar que a largo plazo y aprovechando las propiedades de la física cuántica antes mencionadas, se consiga una IA dotada de algo parecido a una consciencia, sea humana o no. Igualmente, partiendo de que las emociones en el fondo son procesos electroquímicos, tampoco es descartable que puedan reproducirse en una IA. 
     Entonces podría pasar lo que aparece en algunas películas de ciencia-ficción tan en boga: que nos enamoremos de una guapa robot, ¡o que ella se enamore de nosotros! 

   CONCLUSIONES

1. En mi opinión, no se precisa una dualidad cerebro / mente. El cerebro es perfectamente capaz de lidiar con la consciencia y todas las características inherentes a ella, tanto las físicas como las “etéreas”, es decir, el razonamiento abstracto, los sentimientos, las emociones, etc. Los aspectos metafísicos es posible imaginarlos con nuestro cerebro, independientemente de la existencia de Dios (cosa que trajo de cabeza a Descartes) y que no quiero mezclar aquí con la consciencia. En cuanto a la IA, me figuro que no estaría muy interesada por la metafísica. 

2. La Inteligencia Artificial debe seguir usándose como complemento a la humana; lo ideal es formar una simbiosis entre ambas. Suponiendo que algún día la IA desarrollase cierto nivel de consciencia, creo que será lo suficientemente inteligente –valga la redundancia− como para “aprovecharse” de la humana con todas sus imperfecciones. Si algún día delegásemos funciones en la IA en cuanto a cargos políticos y decisiones que nos afecten a los humanos como sociedad, sería conveniente que la IA fuera “consciente” de que debe seguir contando con nosotros. Es evidente que las personas con capacidades creativas serían muy bienvenidas en ese hipotético entorno de colaboración.

       KS, abril 2019